buscar

  Hogar

Se trata de un seguro de carácter voluntario recomendable para cualquier persona que posea una vivienda o la utilice en régimen de alquiler.

Se trata de un seguro multirriesgo que cubre cualquier imprevisto que pueda surgir dentro o fuera de la vivienda. El cliente tiene la posibilidad de elegir las coberturas que más se ajusten a sus necesidades y así  proteger los bienes materiales de la casa, los objetos personales de sus ocupantes y los daños a terceros.

Las coberturas de seguros de hogar se organizan en torno a la cobertura de continente y de contenido.

    • El continente cubre los daños que se puedan producir en la vivienda en sí, con su estructura física y dimensiones, pero no los objetos que tenemos dentro. Si se rompe la taza del inodoro estamos hablando del continente, también cuando una pared se agrieta o se estropea el aire acondicionado.
    • El contenido se refiere a los muebles y otros bienes que se encuentran dentro de la vivienda. Forman parte del contenido los conocidos como objetos codiciables (joyas, alhajas, obras de arte, colecciones numismáticas y filatélicas, prendas de peletería fina, etc.).

Nuestro equipo comercial le informará y asesorará de las coberturas más habituales que debe contener un seguro de hogar  en función de sus características y necesidades. Algunas de las coberturas más habituales son las siguientes:

  •   Incendio o daños por fuego.
  •   Daños por agua.
  •   Daños eléctricos.
  •   Cristales y espejos.
  •   Robo, expoliación y hurto.
  •   Responsabilidad civil.
  •   Restauración estética.
  •   Asistencia en el hogar.
  •   Protección jurídica.

  Autos-Motos

AUTOS

El seguro de coche es obligatorio para todos los vehículos que circulen por la Unión Europea y debe estar siempre en vigor para que cubra los daños ocasionados a terceras personas.

Las compañías aseguradoras ofrecen habitualmente un amplio abanico de coberturas, lo que lo convierte en un seguro multirriesgo.

Es importante conocer los diferentes tipos de seguros de coches que existen:

 

A terceros:
Este seguro cubre la responsabilidad civil del conductor frente a una tercera persona, pero no los daños personales ni materiales que el conductor o su coche sufran cuando el conductor sea culpable de ese accidente.
En este caso, no cubre los daños sufridos ni por el vehículo asegurado, ni por el conductor del mismo, aunque sí lo hace con el resto de ocupantes, que también son considerados como terceros.
A terceros ampliado:
Es la solución intermedia entre los seguros de coche a terceros y a todo riesgo. Son un poco más caros que los seguros a terceros básicos e incluyen, normalmente, lunas, robo e incendio.
A todo riesgo:
Se llama así porque, además de cubrir los daños a terceros, cubre también los daños propios, es decir, el coche.
El cliente tiene la posibilidad de elegir las coberturas que más se ajusten a sus necesidades, siendo éstas muy amplias en función de la compañía aseguradora elegida; en cualquier caso, además de las coberturas que libremente se pacten, la póliza incluye siempre las llamadas coberturas básicas, que son las incluidas en la responsabilidad civil obligatoria.

Nuestro equipo comercial le informará y asesorará de las coberturas más habituales que debe contener el seguro de coche perfecto:

  •   Responsabilidad Civil Obligatoria.
  •   Lunas.
  •   Robo del vehículo y sus accesorios.
  •   Accidentes. Cubre toda lesión corporal al asegurado o persona ocupante del vehículo por motivo de un accidente de circulación.
  •   Asistencia en viaje.
  •   Vehículo sustitución.
  •   Daños propios Estos seguros se pueden contratar con o sin franquicia.
  •   Otras coberturas.

Además de las mencionadas, las compañías pueden incluir otras coberturas en sus pólizas de seguros de coche, como la defensa penal, el seguro de subsidio por privación temporal del permiso de conducir, el préstamo de reparación o la libre elección de taller.

MOTOS

El seguro de moto y el seguro de ciclomotor es obligatorio en España para poder circular libremente.

Los seguros de motos obligatorios garantizan al asegurado la cobertura necesaria por los daños causados a terceros.

Los tipos de pólizas:

A Terceros:
Son la opción más económica. Incluyen las coberturas básicas y obligatorias por Ley como es la Responsabilidad Civil, entre otras.
A Terceros Ampliado:
Ofrecen coberturas adicionales tales como la asistencia en carretera o la gestión de multas.
A Todo Riesgo:
Pueden ser con o sin franquicia.

  Embarcaciones

Este tipo de seguros nace con el objetivo de responder a las demandas y necesidades de los propietarios y usuarios de embarcaciones de recreo y deportivas. Se trata de un tipo de seguro orientado a la concesión a los navegantes particulares de la más completa protección en relación a daños a personas y a la propia embarcación de la más completa protección que un seguro le puede proporcionar, tanto en los relativo a daños a personas como a la propia embarcación asegurada.

Se trata de seguros multiriesgo que permiten adaptar el seguro a las necesidades reales de los clientes. La Garantía de contratación obligatoria es la Responsabilidad Civil y la Defensa Jurídica.

  Comunidades de Vecinos

Problemas por agua, incendios, pintadas en las fachadas, desperfectos en el tejado… son situaciones que no aparecen a diario en las comunidades de vecinos, pero que, el día que se presentan, pueden ocasionar una derrama que deberá ser abonada equitativamente por los vecinos.

¿Tu comunidad está preparada para los imprevistos?

Este tipo de gastos suelen correr a cargo de las cuentas de la comunidad, y para que no existan “agujeros” en las mismas, lo más sencillo es contratar una póliza Multirriesgo. El importe de este seguro también será pagado con las cuotas a la comunidad de los vecinos. En el caso de que suceda un siniestro en el edificio, los inquilinos del mismo no tendrán que hacerse cargo de él, porque el seguro tendrá unas garantías para mantener su bienestar y calidad de vida. La prima será dividida entre todos los vecinos, por lo que además pasará casi desapercibida entre las cuotas pagadas para el mantenimiento del edificio.

¿Los seguros de comunidades de vecinos son obligatorios?

La Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, en su artículo 6, establece que los constructores de edificios de vivienda deben contratar obligatoriamente, y por plazo de 1 año, un seguro de daños materiales o de caución. O en su caso, que el promotor retenga un 5% del coste de la obra para hacer frente a los daños materiales ocasionados por una deficiente ejecución.

Los desperfectos provocados por vicios o desperfectos que afecten a la cimentación, soportes, vigas, forzados… o cualquier elemento de la construcción, podrán ser reclamados al constructor durante los 10 años posteriores a la construcción. Durante los 3 primeros años también se puede reclamar el incumplimiento de requisitos de habitabilidad y durante el primero los elementos de acabado de la obra. A partir de entonces, la comunidad de vecinos no podrá acudir al constructor en caso de problemas y tanto los producidos en el edificio como en su interior serán responsabilidad de la comunidad de propietarios.

A nivel estatal no hay ninguna ley que obligue a una comunidad de vecinos a contratar una póliza de Seguros, pues la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) no lo contempla. Se limita a indicar que “con cargo al fondo de reserva de la comunidad podrá suscribir un contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca o bien concluir un contrato de mantenimiento permanente del inmueble y sus instalaciones generales”.

Pese a su carácter voluntario, es importante que las comunidades se planteen contratarlo al ser algo recomendable, sobre todo contar con un seguro para cubrir daños que puedan afectar a terceros.

  +34 957 497 606

  +34 957 475 658

  rscentral@rodolfoservan.com

INFORMACIÓN