buscar

Seguros Particulares

Ahorro y Financieros

Los seguros de ahorro son productos de previsión que, aseguran un capital final garantizado, fijando, generalmente, en el momento de su contratación un tipo de interés mínimo para toda la duración del contrato.

El equipo comercial de Rodolfo Serván Correduría de Seguros le asesorará en la búsqueda de las mejores soluciones para conseguir el mayor rendimiento a los ahorros, ajustándose a la necesidad de cada cliente.

Son muchos los tipos de productos que encontramos en el mercado, así podemos hablar de:

 

Planes de Pensiones

 

Los planes de pensiones individuales son contratos en virtud de los cuales se efectúan aportaciones que se van acumulando y quedan permanentemente invertidas en activos financieros, con la finalidad de ir constituyendo un ahorro (derechos consolidados) para el cobro de prestaciones cuando se produzcan las contingencias previstas (jubilación, fallecimiento, incapacidad laboral, dependencia, etc.).

Los sujetos que intervienen son:

 

El promotor del plan:
Es la persona que insta la constitución del plan. En los planes de pensiones individuales, el promotor es una entidad de carácter financiero (entidades de crédito, compañías de seguros, entidades gestoras de fondos de pensiones, empresas de servicios de inversión, sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva).
El partícipe:
Es la persona física en cuyo interés se crea el plan, y que realiza las aportaciones.
El beneficiario:
es la persona física que tiene derecho a recibir las prestaciones, haya sido o no el partícipe.

 

El objetivo de los Planes de Pensiones es acumular un capital a largo plazo para cubrir cualquiera de las siguientes contingencias:

 

Jubilación:
Acceso efectivo a la jubilación en el régimen de Seguridad Social correspondiente, ya sea a la edad ordinaria, anticipada o posteriormente.
Incapacidad laboral del partícipe:
Incapacidad permanente total para la profesión habitual, absoluta y permanente para todo trabajo o gran invalidez, según los criterios de la Seguridad Social.
Fallecimiento del partícipe o beneficiario:
Puede dar derecho a prestaciones de viudedad, orfandad o a favor de otras personas designadas.
Dependencia severa o gran dependencia:
Cuando, por pérdida de autonomía mental o física, se necesita la asistencia continua de otra persona para realizar actividades básicas de la vida diaria.

 

Cuando se produce cualquier de estas contingencias, el beneficiario tiene derecho a recibir una prestación, que es compatible con las prestaciones y pensiones públicas a las que pudiera tener derecho.

Las prestaciones de los planes de pensiones son dinerarias y pueden ser en  forma de capital (es decir, la percepción de un pago único); de renta (percepción de dos o más pagos sucesivos con periodicidad regular, incluyendo al menos un pago en cada anualidad); prestaciones mixtas (que combinen rentas y capital) o prestaciones distintas de las anteriores en forma de pagos sin periodicidad regular.

La opción de renta a su vez puede ser vitalicia (pagos durante el resto de la vida del beneficiario) o temporal (pagos periódicos durante un tiempo determinado).

 

El seguro de jubilación

 

Los seguros de jubilación son seguros de vida mixtos (es decir, combinan una prestación en caso de muerte y otra en caso de supervivencia) que tienen como fin constituir un capital asegurado a largo plazo mediante el pago de primas periódicas. La prestación se puede recibir en forma de capital, renta temporal o renta vitalicia.

En este tipo de producto, no existen límites respecto al importe de las primas y pueden gozar de total liquidez, generalmente a partir de los dos años, si se prevé en el contrato, aunque las entidades aseguradoras penalizan por la desinversión anticipada (rescate) de estos productos. No hay que esperar a la edad legal de jubilación, para poder ejercer el derecho de rescate.

 

Planes de Previsión Asegurados (PPA)

 

Los PPA son seguros de vida destinados a constituir un capital que se percibe en el momento de producirse la contingencia establecida en el contrato. Las contingencias cubiertas serán únicamente las previstas en la normativa reguladora de planes y fondos de pensiones: jubilación, fallecimiento, incapacidad laboral permanente (total para la profesión habitual, absoluta para todo trabajo y gran invalidez) y dependencia. No obstante, la cobertura principal es la de jubilación.

Su régimen jurídico y fiscal se asimila al de los planes de pensiones individuales.

Las prestaciones que se cobran en la jubilación tributan como rendimientos de trabajo.

Su funcionamiento y características (contingencias cubiertas, forma de cobrar la prestación, iliquidez, y supuestos excepcionales de liquidez) también son similares a los de los planes de pensiones. La diferencia entre los dos productos es que el PPA ofrece un tipo de interés técnico garantizado. La ley permite movilizar los derechos económicos de un plan de pensiones y de un plan de previsión social empresarial a un PPA y al revés sin penalización.

 

Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)

 

Los PIAS también son seguros de vida que buscan canalizar el ahorro a largo plazo para acumular un capital que sirva de complemento a la jubilación. Son seguros individuales de ahorro a largo plazo, cuya finalidad es ir pagando primas para constituir una renta vitalicia asegurada, que podrá percibirse a partir de una edad señalada en el contrato.

Desde el punto de vista fiscal, a diferencia de los planes de pensiones y los PPA, las primas pagadas no reducen la base imponible del IRPF y por ello no tiene beneficios fiscales durante la etapa de ahorro. En cambio, cuando se cobra la prestación como renta vitalicia, los rendimientos generados (la diferencia entre valor de la renta en el momento de percibirla y la suma de las primas satisfechas) están totalmente exentos de impuestos, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  •   El cobro de la renta debe empezar como mínimo diez años más tarde que el pago de la primera prima.
  •   El tomador del seguro, el asegurado y el beneficiario han de ser la misma persona.
  •   Las primas pagadas no pueden superar los siguientes límites: 8.000€ anuales y 240.000€ totales.

Otra característica diferenciadora de los PIAS es que su disfrute no está ligado a los supuestos de jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento y gran dependencia, como ocurre en los planes de pensiones y en los PPA. Esto significa que puede empezar a cobrar la renta sin esperar a la edad legal de jubilación, aunque sí tiene que haber pasado el mínimo plazo de 10 años desde la primera aportación para su disfrute.

  +34 957 497 606

  +34 957 475 658

  rscentral@rodolfoservan.com

INFORMACIÓN